Mindfulness Y Dieta

Mindfulness y dieta: mantén tu equilibrio

Mindfulness y dieta. Mindfulness puede transformar la forma en la que haces una dieta, así como tu relación con la comida. Tanto si estás a régimen, como si quieres aprender a comer mejor, es necesario que te alimentes a un ritmo consciente, que redirija y controle el origen de los problemas vinculados con la conducta alimentaria y el control del peso. La principal estrategia consiste en cultivar la conciencia como una forma de vida, haciendo que su influencia se despliegue sobre nuestro cuerpo y sus sensaciones. Te explicamos cómo poner en marcha esta herramienta para contribuir a la armonía de tu dieta.

El objetivo es conseguir sintonizar con la profunda -y a menudo descuidada- sabiduría de tu propio organismo, que dispone de la estupenda y espontánea capacidad de decirte qué alimentos y en qué cantidades los necesitas, así cómo la periodicidad con la que debes realizar ejercicio. Fomentar la conciencia sobre los pensamientos y las emociones que te llevan a comer sin hambre, así como sobre determinados estados de ánimo, como el aburrimiento o la ansiedad que influyen en tu apetito, puede hacer que controles el origen de una conducta compulsiva frente a la comida. Muy a menudo este comportamiento se debe al estrés, que te hace alimentarte de forma emocional, con atracones o privándote de muchos alimentos, entre otras dolorosas y cotidianas luchas que a menudo nos provocan una enorme frustración.

Mindfulness y dieta

Mindfulness te ofrece herramientas para restablecer el equilibrio, consiguiendo una relación sana con la alimentación, el peso y la imagen corporal. Para no ceder ante los impulsos, controlar la sensación de hambre -ese gusanillo que no suele corresponderse con una necesidad de nutrientes real-, y ser fiel a un régimen equilibrado, la meditación te ayudará extraordinariamente a enfocarte en la aventura de hacer una dieta por el beneficio de nuestra salud.

¿Cómo consigue la meditación algo que aparentemente es tan complicado? Pues sencillamente dándote unas claves para que tú mismo controles la ansiedad que te hace comer sin atender ni a lo que ingieres, ni a las cantidades. Como seguramente muchas veces habrás experimentado, cuando sientes hambre, tu cuerpo te transmite ese mensaje que surge como un rayo en tu mente. Se trata del pensamiento: «tengo que comer algo ya». Con frecuencia, no solo surge esa sensación, sino que además, te dejas atrapar por ella. A medida que esa idea va haciéndose fuerte, te captura, te absorbe y terminas por creértelo como si fuera una verdad absoluta. Por tanto, no se trata de un pensamiento que observas desde fuera, porque ya se ha apoderado de ti. Para entender ésto, piensa en la diferencia entre decir: «tengo que comer ya» y decir: «en mi mente ha surgido un pensamiento que me dice que tengo que comer». Observando tus sensaciones desde fuera, sin implicarte ni dejarte atrapar por ellas, controlarás mejor tus impulsos. Y este nuevo enfoque puede servirte para relacionarte con tus pensamientos marcando una diferencia abismal en tu comportamiento hacia los alimentos.


CLAVES PARA CONTROLAR NUESTRAS EMOCIONES

Para saber mantener la distancia necesaria, y no dejarnos atrapar por nuestros impulsos, tendremos que aprender a verlos desde fuera, con cierta distancia, para dejar que después nos pasen de largo. De esta manera, tus pensamientos y emociones no te controlarán tanto; serás tú quien los mantenga a raya. Para ello:

  • Reemplaza tu perspectiva habitual sobre la comida por el enfoque del observador consciente: «Mi mente me está enviando mensajes llenos de urgencia para que ingiera algo ya». Analiza esa idea desde fuera y plantéate si se trata de una necesidad real, o si solo es una emoción.
  • A medida que vayas consiguiendo distanciarte de esos impulsos y sensaciones, continúa observándolos hasta que consigas que esas conductas se desvanezcan por sí solas. (Sí, puedes hacerlo). Si percibes una sensación de hambre, contémplala. Examina qué sientes exactamente y con qué intensidad. Evalúa qué emociones y pensamientos lleva asociados.
  • No trates de aferrarte a esa idea, y deja que esa emoción o sensación se vaya por sí misma, sin aferrarte. Sucederá de forma natural, pues tu mente no mantendrá la atención fija en ello mucho tiempo. Para hacer el proceso más sencillo, considera todo lo que hay en ti desde fuera y centra tu atención en lo que estabas haciendo.
  • Repite esta dinámica siempre que vuelvan a surgirte esos impulsos. Con la práctica mejorarás la observación consciente y tu autocontrol.

IDEAS PARA MANTENER TU EQUILIBRIO FRENTE A LOS ALIMENTOS

La principal estrategia se basa en una buena actitud, en encontrar una posición acertada frente a lo que ingerimos. En este sentido, prestar atención a la respiración es clave, así como también lo es atender a los alimentos que comemos, como parte del proceso para llevar unos hábitos saludables. Cuando se acerque la hora de la comida, considera:

  • La importancia de los alimentos. Observa lo que hay en tu menú ese día y sé consciente de que esos productos han contado con la necesaria dedicación y trabajo de otras personas. Siéntete agradecido.
  • Sé consciente de que los nutrientes que vas a ingerir provienen de la naturaleza. Recuerda las beneficiosas propiedades que aportarán a tu organismo: energía, vitaminas, salud…. Gracias a ellos estás vivo.
  • Atiende a tu respiración. Consigue una actitud relajada, manteniendo una respiración consciente y pausada.
  • Pon tus sentidos en marcha. Contempla el colorido, los olores, la forma y textura de lo que vas a ingerir y disfrútalo.

Ante todo, no te plantees la aventura de mantener una dieta sana, o de pérdida  de peso, como una tragedia o un castigo. Se trata, por el contrario, de darnos la oportunidad de volver a tener conciencia plena de que nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan de la máxima atención frente a los alimentos que ingerimos. Sólo así recuperaremos la templanza necesaria para controlar la báscula a largo plazo y de forma definitiva, evitando la ansiedad y los efectos de las dietas yo-yo.

Si te interesa transformar tu alimentación con los beneficios que Mindfulness puede aportar a tu dieta, te recomendamos el curso Alimentación consciente con Mindfulness, impartido por Eva González Álvarez.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra nuestra Newsletter

Consentimiento envío información comercial

Información básica sobre protección de datos:

  • . Responsable de tratamiento: Creatia Business S.L.
  • . Finalidad: Remisión de comunicaciones comerciales.
  • . Legitimidad: Consentimiento expreso del interesado.
  • . Destinatarios: No se cederán datos a terceros excepto cuando sea necesario e imprescindible para atender su solicitud
  • . Derechos: Acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación, portabilidad.
  • . Puede consultar la información adicional sobre protección de datos a través del siguiente enlace https://creatiabusiness.com/proteccion-de-datos/